Catedral de Sevilla

La catedral de Santa María de la Sede de Sevilla es la catedral gótica cristiana con mayor superficie del mundo y el tercer templo cristiano tras San Pedro en Roma y San Pablo en Londres.

“Hagamos una Iglesia que los que la vieren labrada nos tengan por locos”, así tradujo el pueblo lo que habían decidido en sus reuniones los canónigos de Sevilla en 1401. Estaban dando a luz, sin saberlo del todo, esta maravilla que hoy contemplamos y cuya historia resulta sorprendente.

El comienzo de la construcción fue a partir de 1433, se ubicó en el solar de la antigua Mezquita Aljama, destruida por los cristianos al tomar la ciudad. El 10 de octubre de 1506 se procedió a la colocación de la última piedra del cimborrio, con lo cual se dio por terminada la construcción de la catedral, aunque hubo trabajos posteriores de decoración y añadidos de nuevas dependencias; y, posteriormente, las restauraciones de los pequeños desperfectos que ocasionaron algunos fenómenos naturales, como el terremoto de Lisboa de 1755.

En la Catedral de Sevilla se encuentran las sepulturas de dos importantes personalidades de la historia de España: por un lado se encuentra la sepultura del Rey San Fernando III de Castilla (1199-1252) y, por otro, la de Cristóbal Colón, descubridor de América.

La catedral cuenta en el interior con cinco naves que miran a oriente. Al ocupar el espacio que ocupaba la mezquita, carece de girola en su cabecera, siendo su planta un perfecto rectángulo de 116 metros de largo por 76 metros de ancho.

La nave central es la que tiene la mayor altura y contiene el Coro y la Capilla Mayor. El retablo que decora la Capilla Mayor es una importante obra de la historia del arte, en la que destaca el Cristo del Millón. El Coro es una obra de marquetería decorada con escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento, y representaciones de personajes grotescos. En los laterales de la catedral de Sevilla se encuentran capillas dedicadas a santos y personalidades que tuvieron importancia para la catedral.

También cabe destacar en esta magnífica catedral la valiosísima colección de hermosos vitrales (decoraciones de diferentes colores) que adornan sus ventanas, y que nos recorren la historia de este arte, desde el siglo XIV hasta el siglo XX.

La Giralda es la torre y el campanario de la catedral de Sevilla. Destaca por su altura de 104 metros, lo que la hace visible desde gran parte de la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s